Avisar de contenido inadecuado

La antigua sangre llega a Venezuela

{
}


Asidero
 TAGS:undefined
Venezuela, debe ir urgentemente a un plan de reconstrucción nacional para dar nuevos criterios entre sociedad y Estado. De allí que le pedimos a la Constituyente que exprese sus criterios en bloques sociopolíticos que revelen sus puntos de fuerzas y los procesos de desarrollos que permita posesionarnos sobre las instituciones.
Cada región autonómica, debe ser respaldada por los Estatutos del Estado y La Constitución Bolivariana de Venezuela, cuyos diputados tienen que dar una relación al Estado sobre el ejercicio de sus derechos constitucionales
Todo esto, debe darse en amplísimos acuerdos, donde las manifestaciones de los partidos políticos tienen que servir de intermediarios para darle multilateralidad a las tomas de decisiones, porque, sin duda, al país se le debe dar un cambio de piel.
En este caso, el partido socialista venezolano, debe haberle dado un criterio valorativo al expansionismo apostólico de la doctrina izquierdista, mediante la utilización de talleres ideológicos.
El debate puede y debe ser serio, porque los problemas son urgentes y la culminación del proceso de renovación del partido, necesaria. Las conclusiones del debate deben confirmar la síntesis ideológica que es posible en el seno del Psuv y que puede aglutinar en torno a sí no menos del 80% de sus militantes y la casi absoluta totalidad de sus votantes.
Todos ganaremos si conseguimos la síntesis ideológica y perderemos si nos empecinamos en una discusión verbalista adobada de insultos. Sería bueno que prevalecieran los afanes de integración sobre las ansias de prevalencia. Las ganas de construir un partido moderno y serio, sobre las voluntades de protagonizar su marcha, La ideología repensada y la reelaboración de la estrategia sobre los dogmas y la arterioesclerosis mental.
Venezuela y España, deben promover sus autonomías y respeto a sus respectivas constituciones. Los Yihaistas, Estado Islámico y musulmanes desean interferir en nuestra política regional y, ya hay milicias dispersas para hacer respetar el ideario de sus militantes, muchos ya le llaman cruzados e infieles, porque no desean dividir territorialmente a zonas residenciales ubicadas en España y provincias venezolanas, donde el partido de gobierno es mayoría.
Ahora, El Corán llega directamente a los hogares a través de los ordenadores personales y lleva a cabo la seducción y dicta las órdenes y las consignas para le preparación y realización de atentados. Daesh utiliza Internet como una «red social» más de radicalización para el terror y muerte en países del Occidente «judeo-cristiano» (España, Francia, Alemania, Canadá. Estados Unidos, Bélgica...), o en países musulmanes «infieles» porque no interpretan las enseñanzas coránicas como lo hace y manipula el Daesh (Mali, Egipto, Burkina Faso, Nigeria, Túnez, Argelia, Irak, Turquía...). Daesh (y Al Qaeda, hoy ambos en competición) se ha convertido en una secta que propaga el mensaje del terror y la muerte. No es más que una secta que se inspira de un nihilismo activo y mortífero. Ante esta amenaza en la sombra, globalizada, difícilmente su derrota puede ser exclusivamente militar.
Estas agrupaciones, ya se encuentran en Venezuela.
Pero parece fundamental activar también nuevas modalidades de cooperación para el desarrollo, económica y educativa, así como nuevas políticas de inserción urbana de las poblaciones inmigrantes. Europa, para garantizar su futuro, debe compartir una política común y unitaria en estos campos antes de que sea demasiado tarde, comenzando por la seguridad y por unas Fuerzas Armadas unitarias.
En nuestro país, nadie acata las normas y leyes, las violenta para tomar provecho de ella.
Este mecanismo no excluye el diálogo con firmeza y el intercambio necesario, sino más bien es una de las piedras angulares. Ya tenemos estimaciones de población para el 2100: el 43% de la población mundial se concentrará en el continente africano. Si no tendemos desde ahora puentes de desarrollo y de elevación del nivel y de las condiciones de vida con el área del subdesarrollo y de países pobres, el horror de la masacre de Barcelona, ciudad a la que tantos lazos nos unen hoy más que ayer, será una falsa moneda de temible curso ilegal y mortal. No excluye, también, una profunda reconversión de las relaciones económicas con aquellos países que, directa o indirectamente, financian al terrorismo yihadista y aplican en el interior de sus fronteras el derecho islámico (la sharia), una escala de penas corporales y una sistemática humillación de la mujer y difunden la doctrina del wahabismo y del salafismo radical que son la antesala ideológica y el caldo de cultivo del terrorismo yihadista
. No se les puede «implorar» la paz a estos Estados; en estos casos, la paz se conquista con sangre, sudor y lágrimas. El avispero de Irak (y el de Libia) fue el punto de partida de la creación del Daesh (y del resurgimiento de Al Qaeda), reforzado con el otro avispero de Siria. Estos hechos dieron luz verde al renacer de las grandes potencias en acción de Guerra Fría, con objetivos de hegemonía y zonas de influencias en donde fluye petróleo, gas y un imponente mercado de armamentos (sin excluir las centrales nucleares llaves en mano). Los países del Golfo, con sus fondos soberanos, se encontraron con una coartada inmejorable. Arabia Saudí acusa a Catar de «Estado terrorista», pero el dedo acusador es a su vez acusado en una puesta en escena cuyos espectadores hacen cola para obtener los mejores mercados sin neutralizar a los nidos de víboras y a sus fondos soberanos que compran grandes almacenes, grandes hoteles, grandes y medianos equipos de fútbol y que han declarado, incluso, querer adquirir el Palacio del Elíseo caso de que llegue a estar en venta. Esto a título Mientras, Occidente calla y otorga. Y sin embargo hoy inunda la memoria Las Ramblas de la Flores que traen al presente al gran poeta Federico García Lorca: ...la única calle de la tierra que yo desearía que no se acabara nunca, rica en sonidos, abundante de brisas, hermosa de encuentros, antigua de sangre.
¿Qué buscan los Orientales y europeos en el Sur?
Simplemente, el imaginario de nuestros jóvenes fue alienado sociológicamente hacia el consumismo y, la gente se encuentra motivada al consumismo., son ideas amoldadas en los medios de producción capitalista y todas las multinacionales que se autoproclaman como productos de belleza son explotadas y señaladas como posibles agentes de la esfera pro capitalistas, fomentando así, la inseguridad. Es una motivación hacia hábitos que no necesitamos y se odian entre sí, porque, son dos culturas distintas,
La otra guerra es mediática no convencional. Es un estilo de penetrar la idiosincrasia de los pueblos. Gracias a la tecnología, estamos amenazados a sobrevivir de una manera reductora.
Hay un formato muy preciso para domesticar a los pueblos y la belleza es solo una disposición ante la realidad,
Son grupos dispersados por la ciudad, con trabajos políticos, muy bien definidos.
Todos hemos escuchado o leído la frase de Voloshinov que dice que el signo es la arena de la lucha de clases, y desde este punto cabe preguntarse, entonces: ¿qué batallas deben librarse en la literatura? O inclusive en la política -y este es un debate muy antiguo- si la literatura debe mantenerse neutral a estas luchas.
Ahora, todos estamos librando una gran batalla ante las filtraciones extranjeras que desean quebrantar el país, A algunos les causa tedio, a otros miedos, pero, participan en la entrega del Estado Bolivariano a las corporaciones

{
}
{
}

Deja tu comentario La antigua sangre llega a Venezuela

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre