Avisar de contenido inadecuado

Islamismo, un nuevo cuño para arrogarse un mensaje de libertad

{
}

Aventis

Es bastante descorazonador comprobar que el análisis y el problema siguen vigentes hoy, años más tarde: no existe un liderazgo islámico de nuevo cuño, formado en Europa y no en madrassas y universidades orientales, que pueda servir de interlocutor como lo hacen los líderes de las otras confesiones y que promueva activamente la colaboración de los musulmanes con la lucha antiterrorista o, al menos, su repulsa activa del terrorismo. Además, la proliferación de las redes sociales ha facilitado la tarea a los extremistas, que a través de ellas pueden multiplicar sus mensajes y arrogarse una representación infinitamente mayor que la real.
No es una tarea que España pueda acometer sola. Tanto en seguridad, detección y lucha policial como en incorporación a los usos democráticos de las poblaciones musulmanas, es una prioridad decisiva para toda la Unión Europea.
Es bastante descorazonador comprobar que el análisis y el problema siguen vigentes hoy, años más tarde: no existe un liderazgo islámico de nuevo cuño, formado en Europa y no en madrassas y universidades orientales, que pueda servir de interlocutor como lo hacen los líderes de las otras confesiones y que promueva activamente la colaboración de los musulmanes con la lucha antiterrorista o, al menos, su repulsa activa del terrorismo. Además, la proliferación de las redes sociales ha facilitado la tarea a los extremistas, que a través de ellas pueden multiplicar sus mensajes y arrogarse una representación infinitamente mayor que la real.
No es una tarea que España pueda acometer sola. Tanto en seguridad, detección y lucha policial como en incorporación a los usos democráticos de las poblaciones musulmanas, es una prioridad decisiva para toda la Unión Europea.
Ocurre, sin embargo, que muchos europeos de toda condición no están satisfechos con la creciente integración de los musulmanes. Con frecuencia, estos europeos utilizan la palabra “integración” cuando en realidad quieren decir “asimilación”, y es que “integración” suena mejor y parece más positiva que “asimilación”.
Los musulmanes han optado por integrarse, ciertamente, pero no han renunciado a su religión, y esto es lo que molesta a muchos europeos que desearían que fueran exactamente como ellos, o que tuvieran al menos una especie de religión cristiana más o menos desvirtuada como ocurre con muchos cristianos viejos. TAGS:undefined

{
}
{
}

Deja tu comentario Islamismo, un nuevo cuño para arrogarse un mensaje de libertad

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre