Avisar de contenido inadecuado

Una Venezuela frágil, ante la embestida neoliberal, bajo la imagen socialista

{
}

Aventis. TAGS:undefined
A golpe de purgas adecas, el partido Psuv, busca imponer el bloque comunista. A su lado, los grupos paralelos llamados colectivos que le apoya, con la única tarjeta de pase libre que es el comercio informal, como el bachaquero. De allí, precisamente resurge el desaliento por las viejas lecciones enmanadas de una mala praxis partidista, muchas veces confirmada por el partido del chiripero. el pragmatismo de la derecha siempre generará alianzas, mientras que el dogmatismo de la izquierda siempre tiende a la confrontación cainita. En ello están. Otra vez.
De ahí que escenifique una operación virtual de retorno para vigilar esa frontera que nos confronta, hoy. Lo que garantiza el Three Party no es la ideología, sino la aritmética. Bush jr. Aplicó la tres tesis de Mao Tse Tung para triunfar y movilizar sus bases políticas del centro hacia afuera, creando imágenes totémicas de visualización mediática para manipular la conciencia y polarizar al pueblo en una gran idiotez karmica. Y en esto, está fallando el psiquiatra, jefe de comunicación del gobierno bolivariano Jorge Rodríguez al imitar otro party del lado venezolano, la diferencia es EE. UU que está marcando nuestro territorio geopolítico desde hace ocho años atrás.
El Psuv, se apresta al rearme ideológico para recuperar su esencia, pero, enmarcado en fiestas para manipular y engañar a jóvenes, las ideas políticas quedaron a un lado es un Tea Party al estilo de Paul Gilma y Roque Valero, los únicos artistas musicales que les queda. ¿Qué esencias? Ninguna, porque la imagen de Nicolás es de centroderecha y, no de un socialista.
Nuestro proceso político es convulso, porque, quienes intervienen en el, no son dirigentes o líderes políticos, son oportunistas, más, los que participan en la distribución de las cajas CLAPS. Ahora, lo que tiene importancia es la hipermovilización de las opciones antes conocidas y la desmovilización de las progresistas.
Venezuela, parece haber inaugurado un clima político, que no se mide tanto en los números o las encuestas como en la correlación moral de fuerzas por el cambio político y la democratización, necesitamos renovar los bríos bajo una ideología de péndulo para evitar el degaste.
Además, la fractura de la sociedad es ahora más compleja y los dos grandes partidos están a su vez divididos en eurófilos y escépticos. El populismo euroescéptico se ha llevado por delante todo eso.Todas las formaciones políticas adocenaron antífonas e himnos a favor o en contra de la homilía regia, según la prédica de la tribu, pero ninguna se percató de la verdadera particularidad de la arenga. Por fin, el adjetivo. Somos frágiles. Y Su Majestad tiene razón. Frágiles porque la incertidumbre yugula a la libertad, que es la única certeza posible. Porque el dogmatismo populista y el gregarismo de los partidos hacen sucumbir a la tolerancia, cuando más se necesita. Frágiles porque el nacionalismo perfora a dentelladas el pluralismo de las sociedades abiertas e iguales. Frágiles porque el sentimentalismo patológico desplaza a la razón. Frágiles porque la entropía de la democracia liberal ha dado paso al desequilibrio del autoritarismo de los nuevos césares

{
}
{
}

Deja tu comentario Una Venezuela frágil, ante la embestida neoliberal, bajo la imagen socialista

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre